RESTAURACIÓN DE CAN CAMPS, GIRONA

Sant Martí de Llémena. Girona / 1994 | 1998-2000 / 430 m2

 

La masía situada en un altiplano, a los pies de la montaña, se apoya en un desnivel del terreno; lo que provoca la aparición de un cuerpo más elevado que aporta complejidad al conjunto edificado.

 

Se rehabilita esta volumetría, eliminando agregados y materiales extraños. Se restituye la bóveda de la entrada de la planta baja y se proyecta una nueva escalera en torno a un pilar de hormigón. Para evitar alterar las aberturas de las fachadas y mejorar la iluminación interior, se abren dos ventanales de 2.10x2.10 en las fachadas laterales; una pasarela de madera crea la transición con el terreno. Los antiguos entablados de los graneros dan la pauta para los nuevos cerramientos y barandillas.

 

Al exterior el antiguo estanque para dar de beber a los animales, con paredes de la misma roca existente, se reconvierte en piscina.